El talento oculto

Publicado por

Publicado el 15/03/2018, en Semana Económica.

El talento oculto es aquel que tienes frente, o cerca de ti en otra parte de la organización, pero que no lo tienes presente, sea por prejuicio, paradigmas o por falta de conocimiento o tiempo.  Sin querer, podrías estar mermando su posibilidad de tener un trabajo más satisfactorio y de contribuir a su equipo y a la empresa.   A continuación algunos ejemplos.

El inquieto. Imagínate a joven muy activo cuyo trabajo implica estar sentado frente a la computadora todo el día. Agoniza de aburrimiento y prefiere estar moviéndose, conversando con clientes o personas de otras áreas. Da la sensación de estar desenganchado con su trabajo o de ser muy distraído o conversador cuando realmente quisiera estar en la calle, vendiendo tus productos. ¿Conoces las aspiraciones profesionales de cada uno de tus colaboradores?

El multifacético. Imagínate que estás dedicando tiempo y recursos a reclutar a un nuevo miembro de tu equipo porque no sabes que uno de tus colaboradores posee las capacidades o experiencia que buscas fuera. Cuando el nuevo integrante se incorpora, tu colaborador se siente mal por no haber sido considerado para la oportunidad. ¿Te has sentado con cada miembro de tu equipo para conocer el inventario de sus habilidades?

El curioso. Se trata del miembro del equipo que siempre está al día con las noticias, novedades o tendencias y tiene una visión diferente de las cosas.  ¿Estás subestimando a un miembro valioso del equipo que podría aportar mucho por el lado de creatividad, innovación y disrupción?

El viajero. Imagínate que tienes a alguien en tu equipo que se conoce todo el Perú o que quizá ha vivido o viajado por todo el mundo o habla otro idioma o dialecto. Estas personas pueden estar más predispuestas a subirse a un avión y abrir nuevos mercados en provincias o en otros países. ¿Conoces los hobbies especiales de tus colaboradores?

El matemático. Hay quienes son brillantes con las matemáticas o ciencias y pueden ser candidatos ideales para recibir entrenamiento en Big Data, por ejemplo, y ayudarte a llevar a cabo tu primer piloto usando Analytics para maximizar el potencial de tus clientes. ¿Has pensando en quién en tu equipo podría ser el candidato?

El escritor. Si sientes que tu marketing está desfasado y quisieras probar nuevas estrategias, como el Inbound Marketing, por ejemplo, piensa en el miembro de tu equipo que le gusta escribir.  Probablemente estará feliz de generar contenido para captar a clientes. ¿Has pensando en quién en tu equipo tiene una excelente comunicación escrita?

El tímido. Las personas más introvertidas saben mucho porque suelen leer mucho, son observadoras, sensibles y tienen mucho que aportar, pero a veces su timidez los gana. Fíjate en quien no suele hablar en las reuniones de trabajo y pregúntate ¿Cuándo fue la última vez que lo invitaste a compartir su opinión o ideas?

Son tan solo unos ejemplos de todo el talento oculto que está deseoso de aportar, pero que a veces no vemos, aunque esté frente a nuestras narices.

Aunque cada persona es dueña de su empleabilidad y debe propiciar los espacios de conversación y visibilidad para hacer conocer sus habilidades, logros y aspiraciones, el buen gerente conoce muy bien a todos sus colaboradores; les asigna tareas que capitalicen sus fortalezas; les da dirección; y, los deja trabajar para desarrollar todo su potencial.

Ver artículo