Anatomía de un buen jefe

Publicado por

Tendré gente a mi cargo por primera vez, en dos semanas, y quiero hacerlo bien. ¿Algunas recomendaciones?

Los buenos jefes suelen ser ser escasos, por eso los recordamos con especial afecto. Piensa en un gran jefe con quien hayas trabajado directamente y trata de pensar en sus cualidades sobresalientes. ¿Por qué te gustaba trabajar con él? ¿Qué lo hacía tan especial?

Probablemente se trataba de una persona justa, que creía en ti, que reconocía tus méritos, te escuchaba. Te enseñaba y delegaba con proyectos desafiantes. Te motivaba cuando enfrentabas dificultades y se interesaba por darte la visibilidad y promoverte. Se preocupaba que estés remunerado competitivamente y te ascendía oportunamente.  Revisemos algunos de estos comportamientos:

  1. Raya la cancha
    Un buen jefe ayuda a los colaboradores a entender qué se espera de ellos y les explica cómo es que su trabajo contribuye a la empresa. Comparte su visión, las metas y comportamientos esperados con su equipo.

 

  1. Es justo
    El jefe no siempre puede complacer a todos, pero trata de ser objetivo. Suele explicar las decisiones difíciles para que se entienda su razonamiento, de tal manera que no parezca algo arbitrario. Y, para que su proceso de decisión sirva de entrenamiento y aprendizaje para otros.

 

  1. Escucha
    Un buen jefe te escucha, aunque no esté de acuerdo contigo. No está haciendo otras cosas mientras te escucha y centra su atención en ti. Trata de entender tu razonamiento. Pide tu opinión. No asume ni se adelanta a las cosas, pregunta primero.

 

  1. Cree en ti
    Un buen jefe te da el beneficio de la duda siempre que sea posible. Apuesta por ti y delega proyectos que sabe que puedes manejar y que te desafían para que adquieras nuevas destrezas. Te ayuda a entender tus áreas de oportunidad para que estés alerta y trabajarlas, pero se enfoca en tus fortalezas. No penaliza los errores porque sabe que para aprender, hay que equivocarse de tanto en tanto.

 

  1. Motiva y alienta
    Siempre tiene una palabra de aliento, sonrisa, afirmación o una palmadita en la espalda que te dice que vas por buen camino. Está ahí para darte feedback para ser mejor y motivarte cuando las cosas se ponen difíciles.

 

  1. Te da visibilidad
    Un buen jefe promueve los logros de su equipo porque está orgulloso del desarrollo de sus colaboradores. Se preocupa de asignarles proyectos estratégicos que les den visibilidad ante sus colegas o jefes para que vayan ganando experiencia.  Se expresa en términos positivos de su equipo. No es egoísta, está atento a las vacantes en la empresa–aunque sean en otras áreas, porque quiere que sus colaboradores sigan creciendo.

 

  1. Salario competitivo
    Un buen jefe se preocupa de tu remuneración porque sabe que si no ganas bien, estarás inquieto mientras trabajas; o, mirando a otro lado para moverte. Reconoce que hay una relación directa entre los resultados y la remuneración y está dispuesto a pelear por ti, dentro de su alcance y términos razonables.

Esta no es una lista completa ciertamente, pero asume que el buen jefe tiene suficiente inteligencia emocional para hacer varias de las cosas que se mencionan. Sobre todo, sabe que tu éxito profesional no solo depende de ti, si no de su capacidad para facilitar y acompañar tu desarrollo profesional.

Revisa cada uno de los puntos y pon un check junto a la característica que sientes que aplicas en tu día a día como jefe; y luego, ponte a trabajar en una característica adicional en las próximas semanas, y así sucesivamente.

Querrás complementar esta lista revisando las 10 cosas que los buenos jefes hacen todos los días de Travis Bradberry, co-fundador de TalentSmart:

Comparten información

Piensan bien antes de contratar

Buscan y celebran los logros

Respetan tu tiempo

Son empáticos

Asumen sus responsabilidades

Dan las gracias

No se olvidan que sus colaboradores tienen vida fuera del trabajo

Son grandes comunicadores

Crean líderes

Cuéntanos qué otros atributos o características debe tener un buen jefe, en la sección de comentarios.

Ver artículo