Las claves para cambiar de industria

Publicado por

Publicado en la revista Semana Económica, el 07/10/2018

Cada vez más mandos medios buscan cambios laterales hacia otra industria. “El 70% (de mandos medios) cambian de sector. La razón es que buscan desarrollar competencias
transferibles”, dice Lina Olarte, consultora asociada de la empresa de outplacement LHH-DBM.

Viabilidad del cambio sectorial Los profesionales que buscan cambiar de sector necesitan compensar su falta de conocimientos ‘duros’ del sector al que quieren ingresar. Una opción es adquirir dichos conocimientos a través de canales externos: conferencias, contactos dentro del sector, cursos especializados, entre otros. Estar informado y actualizado sobre el sector objetivo es clave. “Si quiero ir a consumo masivo y no he estado en ese sector tengo que estar informado sobre cómo funciona. Un estudio de posgrado y una red de contactos permiten una mayor viabilidad en el cambio”, agrega Olarte.

Otro factor importante para evaluar la viabilidad del camino entre industrias es la flexibilidad del puesto. Dentro de una misma empresa existen puestos más flexibles que permiten ser ocupados por perfiles provenientes de diversos sectores. Tal es el caso de los puestos comerciales, mientras que los financieros, lo son menos, según las fuentes consultadas.

Proceso Online vs presencial

La digitalización de los procesos de contratación dificulta la transición hacia otro sector. El software usado para elegir currículos suele filtrar a los que vienen de otras industrias. Por internet es poco probable que elijan a personas que buscan cambiarse de sector. Los motores de búsqueda captan rápidamente la experiencia previa”, dice Olarte de LHH-DBM

Una opción para superar esto es que los profesionales que buscan cambiarse de sector formen redes de contacto con ejecutivos en la industria que les interesa para “exponer su caso” y pasar el filtro online. “Por red de contactos sí se evalúan los logros de un profesional más que en un currículo. Hay mas posibilidad de explicar las competencias. Esto sucede desde puestos de analista hasta gerenciales”, añade Olarte.

Ver mención, pag.1

Ver mención, pag. 2