Consumers Choice Award 246x175 - Ocho errores típicos de fin de año en el trabajo
8 noviembre, 2016

Ocho errores típicos de fin de año en el trabajo

Consumers Choice Award 300x200 - Ocho errores típicos de fin de año en el trabajo

Publicado el 08/11/2016 en SemanaEconómica.com

 Ocho errores típicos de fin de año en el trabajo (ver Blog)

El año pasado me pasé de tragos en la fiesta de fin de año y ahora estoy un poco ansioso por las reuniones que se vienen. ¿Qué puedo hacer para remediar la mala imagen?

Haces bien en querer aprender de tus errores y prepararte mentalmente desde ahora. Sin embargo, no sólo se cometen errores en la reunión de fin de año. El último trimestre es crítico para nuestra marca personal porque suele haber muchas reuniones, tanto sociales como de trabajo, y todos están observando. A continuación los errores típicos que podrías evitar para mejorar tu marca personal en esta época, empezando con el que mencionas.

Tomar demasiado en las celebraciones de fin de año

Uno de los grandes errores de fin de año es hacer un papelón por tomar demasiado. Siempre hay quien termina excediéndose. Es mejor tomar otra cosa y evitar el trago o limitarte al brindis de celebración. Prepárate mentalmente porque es probable que te hagan recordar tus excesos del año pasado. No trates de defenderte. Tómalo con calma y acepta tu error con una sonrisa de modestia y humildad.

Exceder el presupuesto de gastos/inversiones

En la mayoría de empresas es inadmisible pasarte del presupuesto asignado, incluso puede ser motivo de despido. Desde ahora monitorea muy cercanamente los gastos y deja un margen de tal manera que no haya manera de que te excedas. Si has delegado esta responsabilidad, debes controlar y asegurar que no haya sorpresas de las cuales te podrías lamentar.

No gastar todo el presupuesto o gastarlo todo a fin de año

Sin un claro sustento del motivo, cometer cualquiera de estos dos errores te restará puntos. Ambos podrían indicar una mala gestión, lo cual afectará tus chances de conseguir un mejor presupuesto para el año siguiente. Planea bien tus actividades, sobre todo con el presupuesto del próximo año y prepárate para sustentar preguntas difíciles sobre la necesidad real del presupuesto que pides para el próximo año.

No llegar al presupuesto de ventas

A pesar de que las ventas se monitorean rigurosamente y todos los ojos de la empresa están enfocados en cumplir con el presupuesto, no se tolerarán sorpresas de último minuto. Más allá de poner en riesgo tu bono de fin de año, si no has sido transparente desde un inicio, o has usado elementos artificiales para llegar al presupuesto, podrías eventualmente ser despedido y arruinar tu imagen. El mercado está lleno de ejemplos. No lo hagas. Si hay que replantear el presupuesto o el plan de acción, es mejor ser transparente desde un inicio, dormirás más tranquilo y no te pondrás en riesgo ni a la empresa.

Ser sumiso en las reuniones de presupuesto

La gerencia escuchará presentación tras presentación, lo cual se traduce a una maravillosa oportunidad para destacar. Querrás que tu presentación y sustento impacten con ideas innovadoras, acciones sobre hallazgos del mercado o de los consumidores, entre otros. No cometas el error de ser uno más. Prepárate, sustenta tus ideas de manera contundente y defiende asertivamente el presupuesto que necesitas. Si finalmente no lo consigues, estarás tranquilo porque la peleaste y brillaste.

No ser generoso con algunos obsequios

Fin de año es la época de dar. No escatimes con obsequios para las personas en la organización que hacen tu vida más fácil o que están ahí cuando más lo necesitas. Eso incluye a tu brazo derecho, tu asistente personal, quien probablemente merece un buen regalo. Todo el mundo le preguntará qué le regalaste y te tildará de tacaño o generoso. Usa tu criterio en cuanto quien recibe un obsequio tuyo, ya que no se trata de ser Papá Noel, pero sí aprovecha para agradecer personalmente a aquellas personas que merecen unas palabras de reconocimiento por su labor.

No pedir perdón

Durante la época de fiestas de fin de año se baja la guardia, existe un ambiente festivo, de apertura y alegría que se presta perfectamente para perdonar y empezar el año sin temas pendientes. Reflexiona y pregúntate si tienes algún descargo que hacer con alguien. A veces no será necesario pedir perdón, y bastará con mostrar un genuino arrepentimiento y deseos de voltear la página en armonía.

No hacer red de contactos

Por los mismos motivos que señalo en el párrafo anterior, fin de año es una excelente oportunidad para ampliar nuestra red, conversar con personas con quienes siempre tratamos, pero a quienes no conocemos realmente, o para acercarnos a quienes queremos que nos conozcan más.  Aprovecha la situación.

Google Images:   Consumers’ Choice Award

 




Compártelo

Tal vez pueda interesarte

Ver más

Newsletter

Recibe contenido exclusivo para mejorar aún más tu empleabilidad.

Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia de usuario. Si utilizas LHH.pe, acepta nuestra y