FAN2033735 684x488 - ¿Tienes un sueño?
7 enero, 2017

¿Tienes un sueño?

FAN2033735 752x501 - ¿Tienes un sueño?

Publicado el 07/01/2017 en El Comercio

Imagínate por un instante que soy tu hada madrina, de esas con vestido de tul celeste con alitas trasparentes y varita mágica – les digo a quienes están en mi oficina iniciando un proceso de recolocación – pídeme tu trabajo o actividad soñada, aquella que realmente siempre has querido hacer, la que te encanta y te llenaría completamente. Por supuesto que me miran extrañados.

Algunos, los menos, saben claramente que quieren hacer, que les gusta y en qué son buenos. A ellos les brillan los ojos cuando me cuentan el que sería su trabajo o negocio soñado. Y por unos minutos me describen con gran ilusión, energía y entusiasmo lo que quisieran hacer con sus vidas profesionales. Yo los escucho encantada.

Pero la gran mayoría nunca se ha planteado la posibilidad de tener un trabajo soñado. Peor aún, nunca han soñado con un trabajo, actividad o negocio que pudiera hacerlos totalmente plenos y satisfechos. Nunca han invertido tiempo o energía en imaginar el futuro para luego crearlo para ellos mismos. Algunos nunca han soñado nada, a secas.

Con tristeza noto que en nuestra cultura no favorece el atreverse a soñar. No nos enseñan a soñar, no nos estimulan a hacerlo. Creo que en el Perú el concepto soñar lo asociamos con la actividad onírica cuando estamos dormidos, o con fantasear despiertos con realidades imposibles de cumplir. Y más bien, se nos desanima de soñar para aspirar a metas más “realistas o alcanzables”. Y allí creo yo, empiezan nuestros problemas. ¿Podemos como personas o como nación saber a dónde vamos, qué queremos hacer, quiénes queremos llegar a ser sino logramos despegar del piso y poner nuestros ideales y sueños por delante? En otras culturas el concepto de soñar está muy presente en el ideario cultural. En Corea, por ejemplo, a los niños se les enseña desde muy chicos a tener un sueño y a cultivarlo con ilusión…

Siempre animo a la gente a dejar volar su imaginación y a atreverse a soñar mejores vidas para ellos, sus familias, su comunidad, y por qué no, nuestro país. Será que he visto tantos casos de personas que sí se atrevieron a soñar y con nueva ilusión, dirección y claridad de propósito, salieron a perseguir ese sueño con fuerza, entusiasmo, disciplina, perseverancia y claro, mucho esfuerzo. Y he visto que el tener un sueño que les dio fuerza para vivir con más intensidad, ser audaces y tomar más riesgos. Y aunque la vida nos termina a veces llevando por otros caminos, éstos siempre resultan en destinos más ambiciosos y satisfactorios que los de aquellos que no soñaron, que se conformaron, que se quedaron pasmados en lo cotidiano, paralizados en “lo normal” o en lo plano.

Recientemente el CADE 2016, Carlos Rodríguez Pastor, el fundador del grupo Interbank dijo una frase inolvidable que me movió tanto que la tuitee inmediatamente. Y esas palabras calaron también en muchos que a su vez las reenviaron y fueron tendencia varias veces. Carlos dijo: «soñar más grande, aunque no llegues allí, te hace avanzar más lejos». Quizá su frase nos indica una de las razones de su enorme éxito. Y por eso te pregunto: tú, ¿tienes un sueño?




Compártelo

Tal vez pueda interesarte

Ver más

Newsletter

Recibe contenido exclusivo para mejorar aún más tu empleabilidad.

Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia de usuario. Si utilizas LHH.pe, acepta nuestra y