01 246x175 - El outplacement como oportunidad
21 agosto, 2015

El outplacement como oportunidad

01 300x214 - El outplacement como oportunidad


El outplacement como oportunidad (ver pdf)

Fuente: América Economía/ 21-08-2015

Hasta hace algunos años, mucha gente creía que estar sin trabajo era una señal de problemas personales: “Humm, ¿qué habrá hecho mal?, ¿qué habrá pasado? Hoy estar en transición laboral es algo normal; sucede que muchas veces tenemos trabajo, pero en otras ocasiones estamos en transición entre trabajo, y nos toca encontrar uno nuevo. Y en ese contexto, el concepto de outplacement cobra mayor importancia. Se trata de un servicio que contratan cada vez más las empresas para beneficiar a las personas desvinculadas y ayudarlas a que encuentren un nuevo trabajo.

Así, el outplacement primero se focaliza en el manejo respetuoso de salida de las personas de las organizaciones. Muchas veces las organizaciones tienen que desvincular personas por diferentes razones, y manejar esos procesos es fundamental no solamente para cuidar la dignidad, la autoestima y la reputación de la persona en el mercado, sino para que la gente que se queda en la organización se sienta tranquila; “ah, si algún día me toca a mí, lo harán de manera respetuosa también”.

Por otro lado, este proceso ayuda a que la persona desvinculada pueda reco-locarse en el mercado con mucho cuidado de su marca personal. Primero los ayuda a ponerse en pie emocionalmente de manera más efectiva, minimizando la posibilidad de cometer los errores típicos que cometen quienes se quedan sin trabajo. Luego los ayuda a comprender los retos y las demandas vigentes del mercado laboral, y a elevar su nivel de empleabilidad a fin de que pueda recolocarse más rápidamente o poner un negocio propio si eso busca. Entonces lo que antes era un quiebre en la carrera profesional, hoy es una oportunidad para hacer un análisis de la vida profesional y replantear objetivos. Estar desempleado sin apoyo y sin ayuda no solo es difícil y solitario, sino también da márgenes a cometer muchos costosos errores.

Todos tenemos que entender que las empresas están siempre desvinculando personal. Hay que sacarse de la cabeza de que todo despido es por ineficiencia del colaborador; ¡ya no es así! Tampoco que se producen más salidas en las vacas flacas. Por el contrario, el crecimiento trae muchos cambios dentro de las empresas.

Felizmente ahora muchas empresas realizan las desvinculaciones de todo nivel de manera respetuosa, ¿Cómo? Contratando empresas que brindan servicios de outplacement formal, que, por un lado, apoya a manejar el proceso de manera muy cuidadosa y profesional, minimizando el impacto de las salidas en la moral de los colaboradores, y, sobre todo, beneficia a las personas desvinculadas -gerentes, ejecutivos y empleados en general- para que puedan incrementar su nivel de empleabilidad, hacer un efectivo plan de carrera para encontrar un nuevo trabajo o poner su propio negocio con éxito y en el menor tiempo posible. Incluso se usa mucho para apoyar a quienes ya están en edad de retirarse activamente.

¿Qué ganan las empresas usando servicios de outplacement? Varias cosas; el agradecer a aquellas personas que trabajaron leamente con ellos, y que por distintas razones tienen que ser desvinculadas. Asimismo, de alguna manera, ‘limpian el nombre y la marca personal del desvinculado porque comunican al mercado que no ha hecho nada malo, es valioso, le agradecemos su apoyo y por ello estamos invirtiendo y ayudándolo a continuar con su carrera. También se brinda un mensaje positivo y de tranquilidad a las personas que se quedan en la organización: “esta gente trata bien a la gente que deja ir como parte de su política de RR.HH. y representa un sello de garantía de la persona desvinculada hacia el mercado”. Eso funciona muy bien para retener y atraer talento.





Compártelo

Tal vez pueda interesarte

Ver más

Newsletter

Recibe contenido exclusivo para mejorar aún más tu empleabilidad.

Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia de usuario. Si utilizas LHH.pe, acepta nuestra y