016 246x175 - Empleabilidad: El poder de las batallas
18 enero, 2011

Empleabilidad: El poder de las batallas

016 300x214 - Empleabilidad: El poder de las batallas

Vino a visitarme un cliente y amigo al que no veía hace tiempo. Me sorprendió verlo más aplomado, centrado y seguro de sí mismo. Mi trabajo involucra “leer” personas y ese nuevo brillo en sus ojos era señal de un cambio significativo del que no pude evitar preguntar. Un grave accidente de su hijo así como las vicisitudes y angustias que pasó su familia lo explicaban.

Me confirmó que a raíz de esta vivencia, se sentía más afirmado en sus valores personales y que había puesto en un nuevo orden su plan de vida y prioridades de carrera y familia. Incluso su jefe se había sorprendido positivamente por el cambio de su actitud general y que una nueva relación de mayor respeto y solidaridad se había creado entre ellos. Su lado humano, hoy más evidente, lo había conectado también mejor a su equipo.

Al final de nuestra conversación, concluimos que la presión y las muchas decisiones de vida o muerte que debió tomar durante esa crisis lo dejaron “marcado”, pero marcado para bien.

La evolución que vi en él la veo también en personas que pasan por la dura prueba de perder el trabajo. La gran mayoría cambia para bien y en relativo poco tiempo, sobreponiéndose al amargo «¿por qué a mí?”. Y es que esa prueba, considerada la tercera más grave que pasa un adulto (después de la muerte de un familiar cercano o una enfermedad muy seria) define su carácter y muchas veces cambia el curso de sus vidas.

Felizmente, un alto porcentaje sale bien librado y con un mejor nivel desempleabilidad, si tienen la suerte de recibir las pautas apropiadas. Incluso nuestras estadísticas confirman que el 93% de las familias sale fortalecido de la experiencia.

A veces necesitamos que nos recuerden nuestras prioridades fundamentales y son esos momentos que redefinen nuestra normalidad en un instante, los que mejor lo logran. Nos ayudan a madurar y a volvernos más fuertes y -a veces más sabios, – reconociendo la fuerza interior que tenemos para salir airosos de esas difíciles experiencias.

Nadie las desea, pero esas batallas que nos toca pelear nos enseñan a sobreponernos y nos fortalecen…y nos muestran lo mejor de nuestras familias y de nosotros mismos.

Nos ayudan a re-establecer prioridades y a darle un nuevo sentido y valor a nuestras vidas y carreras.  ¡Y nos preparan muy bien para la siguiente batalla!




Compártelo

Tal vez pueda interesarte

Ver más

Newsletter

Recibe contenido exclusivo para mejorar aún más tu empleabilidad.

Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia de usuario. Si utilizas LHH.pe, acepta nuestra y