habilidades para empleo 684x488 - Habilidades para un empleo
16 mayo, 2016

Habilidades para un empleo

habilidades para empleo 768x478 - Habilidades para un empleo

Habilidades para un empleo (ver pdf)

Fuente: El Comercio

Por muchos años, la formación académica y la experiencia profesional han sido los requisitos principales para conseguir empleo. En la actualidad, sin embargo, las empresas ponen la mira en profesionales que, además de conocimientos, tienen otro tipo de competencias: las habilidades blandas.

Marcar la diferencia
Lizi Sparrow, directora de Gestión Humana de KPMG Perú, asegura que «las habilidades blandas abren un abanico de posibilidades en nuestra línea de carrera, ya que respaldan la destreza técnica y funcional de nuestro rol».

Son un elemento diferenciador. Las empresas valoran cuando el pensamiento crítico de un trabajador lo lleva a sacar conclusiones y tomar decisiones, su capacidad para trabajar en equipo con comodidad, sea de manera presencial o virtual, con personas que están a su lado y con gente de otras culturas, su creatividad para encontrar soluciones y para proponer cosas nuevas, el hecho de que sea líder, entre otros.

En esos momentos, las también llamadas soft skills no constituyen un plus, sino un requisito más, que nos hacer ver más atractivos en el mercado laboral.

Oscar Osorio, director de Coaching Perú, posiciona estas habilidades en el mismo nivel de los programas básicos de cómputo. Es decir, las considera una necesidad. «Para lograr un buen clima organizacional y equipos fuertes se requiere personas con cualidades personales y con habilidades blandas» sentencia.

Estas destrezas han sido importantes siempre, pero empezaron a cobrar más fuerza cuando las empresas se dieron cuenta de que la inteligencia emocional (de ahí surgen las habilidades blandas) está directamente ligada al desempeño del trabajador y al rendimiento de la compañia.

En todos los casos
Incluso los programas de maestrías comenzaron a motivar en sus estudiantes el desarrollo de la empatía, la sociabilidad, la comunicación, la escucha activa, la capacidad de delegación de trabajo, la adaptación al cambio, la creatividad, la capacidad para resolver problemas, la optimización del tiempo, una actitud positiva, tolerancia, asertividad, entre otras.

A esto, Osorio le agrega la capacidad de influencia y la habilidad para inspirar a otras personas, como un tipo de habilidades más avanzadas.

La Universidad Tecnológica del Perú (UTP) elaboró un informe en base a los procesos de selección de los empleadores y estas son las competencias personales más solicitadas que se encontraron: comunicación, resolución de problemas, trabaja en equipo, adaptación al cambio y orientación al logro de resultado. Además, se consideró importante también el compromiso y la actitud positiva.

Por su parte, Mónica Berger, gerente de Desarrollo de Talentos en LHH-DBM, indica que «en términos generales, las tres principales aptitudes que todo técnico debe tener son la capacidad de comunicarse bien, de relacionarse a todo nivel y la buena actitud».

¿Pero qué sucede cuando no se cuenta con alguna de estas capacidades? Pues se entrena.

Recomendaciones
Berger recomienda «realizar una evaluación para tomar conciencia de las aptitudes con las que ya se cuentan e identificar las oportunidades de mejora». A continuación, toca establecer el propósito firme de adquirir este poder personal. ¿Cómo?

«Una de las metodologías más usadas para lograr estas modificaciones es el coaching, que consiste en desarrollar las competencias desde todos los espacios que incluye el ser», comenta Nery Ninca, asesora académica del programa de Especialización en Coaching y Liderazgo de la Universidad San Martín de Porres.

También menciona la programación neurolinguistica, el aprendizaje experimental, que se desarrolla con juegos de roles, el arte y el Lego Serious Play, donde cada participante, a través de los bloques de lego, se conecta con una profunda mirada de sí mismo y se abre a nuevas posibilidades. Finalmente, el mindfulnees, el yoga y la meditación colocan a la persona en un estado de equilibrio que predispone a obtener un mayor nivel de habilidades.

La idea es abrirse al cambio, a lograr una mejora en uno mismo y trazarse un plan para lograrlo.




Compártelo

Tal vez pueda interesarte

Ver más

Newsletter

Recibe contenido exclusivo para mejorar aún más tu empleabilidad.

Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia de usuario. Si utilizas LHH.pe, acepta nuestra y