02 246x175 - Marketing personal: Todo cambia, ¿cambiaste tú?
7 septiembre, 1997

Marketing personal: Todo cambia, ¿cambiaste tú?

02 300x214 - Marketing personal: Todo cambia, ¿cambiaste tú?

El  entorno  altamente  competitivo  de  hoy  obliga  a  las  empresas, incluso las exitosas, a repensar permanentemente su manera de trabajar y de hacer negocios,   tomando decisiones empresariales difíciles tales como reorganizarse, fusionarse con competidores, cambiar unidades productivas e inclusive reducir personal ejecutivo de alto nivel.  Esta necesidad de enfrentar los retos ha cambiado drástica y definitivamente el modo de trabajar y la manera de enfrentar el tema del empleo y la carrera.

Mitos y mecanismos de protección útiles en el pasado, como los que vistos en la columna anterior y otros como el paternalismo y la estabilidad, solo logran las personas mantengan actitudes y creencias que limitan seriamente sus carreras al no asumir responsabilidad frente a su propias empleabilidad exponiendo a muchos a la mediocridad e inclusive al desempleo de largo aliento.

Pero los mitos lamentablemente no se han agotado, aun quedan muchas falsas ideas que pueden hacernos fracasar. Revisemoslos:

– Mito: Las personas con los mejores desempeños hacen carrera más rápido  que  aquellos  de  menor  talento.     Realidad: Múltiples factores incluyendo relaciones claves, la manera como se es percibido dentro de la organización, la ambición, la actitud y el compromiso demostrado con los objetivos empresariales, la creación de valor y la rentabilidad pueden ser más relevantes que el «desempeño» del trabajo actual . Asuntos «políticos», actitudes, creencias y factores de personalidad pueden determinar el éxito o fracaso ejecutivo hasta en un 85% de los casos.

– Mito: Trabajar con empresas de prestigio es la manera ideal de tener seguridad laboral. Realidad:  Teniendo en cuenta que la globalización y los cambios tecnológicos, han afectado a empresas de todo tamaño y tipo por igual, hoy  ni su tamaño ni su prestigio le aseguraran a las empresas o a sus gerentes su   existencia y continuidad, por tanto menos aun pueden garantizar el futuro de sus empleados o ejecutivos.

– Mito: Ser un especialista o especializarse en determinado tema es un factor positivo. Realidad: Como miembros del equipo que es la organización donde trabajamos, todos debemos entender las reglas del juego y el rola que desempeña cada quien. Nadie es responsable solo de su área ni menos de cuidar solo su puesto, todos somos parte del resultado final y la rentabilidad empresarial. Poseer múltiples habilidades, y ser flexible en la contribución es definitivamente un activo en la carrera hoy por hoy.

– Mito: Las mejores oportunidades de carrera se siguen encontrando en las grandes  empresas.    Realidad  :  Dado  que  el cambio es sinónimo de oportunidad o riesgo según la actitud que se tome frente a el,   las empresas pequeñas o medianas ofrecen oportunidades que son tan buenas–y a veces mejores que aquellas asociadas con las grandes organizaciones, donde las oportunidades de avanzar con los cambios pueden ser menores o la competencia interna mucho mayor.

– Mito: Nunca dé un paso para atrás–o de lado–en su carrera. Realidad: La competencia nos obliga a ser estratégicos con nuestras carreras, inclusive a dar un paso atrás si eso significara ganar una mejor posición  en el futuro.  Las organizaciones planas de hoy requieren de ejecutivos capaces de manejar positivamente los zigzags y cooperar con el equipo. pero sin perder la visión de la meta de carrera establecida por cada quien.

– Mito: Un buen ejecutivo hace carrera conociendo el limite de su responsabilidad. Realidad: El perfil del ejecutivo más buscado hoy es el del ejecutivo – empresario, que vive con la urgencia de crear valor y que es capaz de asumir riegos para solucionar problemas y desarrollar la organización.   Nada vende mejor que el éxito y el entusiasmo por hacer las cosas bien, las ganas de contribuir al resultado cada ida de la semana y potencializar el trabajo en equipo.

– Mito: La influencia es medida por el nivel jerárquico, el presupuesto disponible y por el número de personas que reportan.Realidad: En las organizaciones modernas planas y mas ágiles el éxito se mide por la habilidad de conseguir resultados a menor costo , es decir con menos gente y menos recursos. La influencia está medida por la habilidad individual para «cambiar» , motivar a la gente, desarrollando equipos de personas alineadas con los objetivos y comprometidas con el resultado.

– Mito: El dinero es el principal agente motivador de la carrera. Realidad:Poca gente clasifica el reconocimiento financiero como el motivador más alto de sus carreras. La satisfacción profesional que viene de hacer lo que a uno le gusta y para lo cual tiene facilidad, y el sentido de logro con frecuencia no solo dan la puntuación más alta sino que el camino mas placentero y creativo hacia al éxito.

– Mito: Las personas exitosas han seguido las pautas tradicionales de carrera. Realidad: No existen caminos tradicionales hoy, únicamente planes de carrera individuales en función de  generar resultados, solucionar problemas, agregar valor   y permanecer siempre al día en el desarrollo de habilidades ejecutivas y de carrera, cuidando ademas la imagen en el mercado, su marketing personal y las relaciones a todo nivel.

Hoy cuando nada ni nadie nos asegura seguridad laboral lo único que garantiza continuidad en el mercado es nuestro nivel de empleabilidad  y una actitud empresarial frente a la carrera actuando como lo haría un empresario frente a un negocio propio. que será el tema de la próxima columna.




Compártelo

Tal vez pueda interesarte

Ver más

Newsletter

Recibe contenido exclusivo para mejorar aún más tu empleabilidad.

Utilizamos cookies para brindarte una mejor experiencia de usuario. Si utilizas LHH.pe, acepta nuestra y